Zinc – Zamak

En la fundición a presión de aleaciones de zinc, es posible obtener varias ventajas a través de la evacuación correcta del gas presente en el molde, en el sifón y en la extensión. La primera ventaja es una reducción significante en la porosidad y una mejora en la calidad del molde estructuralmente y estéticamente.

En particular, la evacuación completa del gas es importante para la producción de componentes que requieren procesos de postproducción, como pinturas, tratamientos galvánicos y revestimientos plásticos.

Es necesario considerar ciertos problemas críticos durante la aplicación de la tecnología de vacío en el proceso de fundición a presión en cámara caliente, como por ejemplo:

  • El volumen del aire que necesita ser evacuado es de 5 a 40 veces el volumen de la pieza (en cámara fría es solamente 2 o 3 veces).
  • El proceso es extremadamente rápido (la duración del relleno para un componente decorativo es de 20 msec máx.) y velocidades más altas que 50 m/s pueden generar turbulencia, vórtice y, consecuentemente, presencia de aire.
  • La variación de temperatura entre líquido y sólido es muy baja (en media de 6 a 8 grados, mientras que para aluminio la temperatura varía de 50 a 70 grados). Esto significa que, si hay gas atrapado dentro del metal, ya no es posible de eliminarlo.
  • En componentes con alta calidad estética, los cuales pasan por tratamientos galvánicos, hasta microporosidad con pequeño volumen (por ejemplo 1% del volumen de la pieza) puede tornarse un defecto de superficie que puede causar discordancias.
  • Los componentes pueden ser extremadamente pequeños y leves y, en estos casos, el molde también será pequeño. La aplicación de una válvula de vacío también puede causar problemas por su volumen excesivo.