Válvulas

Las válvulas de vacío Fondvacuum® pueden ser utilizadas a largo plazo sin ningún mantenimiento, gracias al compensador patentado, al diseño particular de sus canales de flujo, al sistema mecánico de cierre de alta precisión y a la lubricación integrada.

Las válvulas están disponibles en tres modelos diferentes y en cuatro tamaños distintos: para la fundición a presión de aluminio y magnesio, de aleaciones de cobre, y de aleaciones de zinc. Las dimensiones de las válvulas dependen de su aplicación específica y del molde a ser producido. Las válvulas pueden ser posicionadas en nuevos moldes o en moldes ya existentes.

El sistema de succión de Fondvacuum® es constituido por componentes que trabajan juntos:

  • La unidad de succión y control de vacío que es vinculada a la máquina de fundición a presión;
  • Una o dos válvulas mecánicas puestas sobre el molde para la remoción adecuada del aire;
  • La optimización de los parámetros para la máquina de fundición a presión y para la máquina de succión;
  • El servicio Mambretti de asistencia y consulta para garantizar el uso continuo y optimizado del sistema de vacío.

Las válvulas Fondvacuum® son operadas mecánicamente. El pistón de inyección de la máquina de fundición a presión envía la señal para comenzar la inyección en la centralita, la cual empieza a remover el aire, creando un vacío durante el relleno de los moldes.

El cerramiento de la válvula es hecho por el metal, lo cual cierra el cerrojo casi que inmediatamente.

El compensador patentado, cuando aplicado o integrado a las válvulas, mantiene la parte móvil y la parte fija herméticas.

Lo diferencial de las válvulas Fondvacuum® es la vida útil. En las condiciones propicias de uso, ellas pueden ser usadas por 20.000 ciclos sin manutención. La duración de una válvula de aluminio es en media 500.000 ciclos.